Acuerdo para la constitución del Centro Regional de Competencia para América Latina

Las siguientes autoridades de competencia:

Comisión Nacional de Defensa de la Competencia de Argentina, Tribunal de Defensa de la Libre Competencia de Chile, Fiscalía Nacional Económica de Chile, Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, Comisión para Promover la Competencia de Costa Rica, Ministerio de Industrias y Productividad de Ecuador, Superintendencia de Competencia de El Salvador, Viceministerio de Inversión y Competencia de Guatemala, Comisión para la Defensa y Promoción de la Competencia de Honduras, Instituto Nacional de Promoción de la Competencia de Nicaragua, Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual de Perú, Comisión Nacional de Defensa de la Competencia de República Dominicana, y Comisión Federal de Competencia de México, en su conjunto los “MIEMBROS”.[1]

            CONSIDERANDO las necesidades que enfrentan los países de América Latina y el Caribe, en adelante denominados “LA REGIÓN”, para generar un funcionamiento más eficiente de los mercados en sus economías, un mejor desempeño económico y un mayor bienestar social;

            CONSIDERANDO los beneficios que pueden generarse a partir de la implementación de políticas públicas congruentes con los principios de competencia y libre concurrencia en los mercados;

            RECONOCIENDO que el desarrollo institucional de las autoridades de competencia es un factor fundamental para contar con una política de competencia más efectiva en cada una de las respectivas jurisdicciones;

TOMANDO EN CUENTA que las autoridades de competencia de “LA REGIÓN” enfrentan retos similares, tales como: limitada capacidad técnica y escasos recursos económicos, bajos niveles de cooperación entre autoridades y un limitado desarrollo de la política de competencia; y

            RECONOCIENDO que la constante cooperación y la creación de los canales adecuados de comunicación permitirán identificar y atender más eficazmente las necesidades de los “MIEMBROS”; y a su vez, elaborar acciones enfocadas a mejorar el ambiente de competencia en “LA REGIÓN”.

Han acordado lo siguiente:

Artículo I

Constitución del Centro Regional de Competencia para América Latina

Los “MIEMBROS” acuerdan mediante este instrumento la constitución del Centro Regional de Competencia para América Latina “CRC”.

Artículo II

Objeto

El “CRC” es una iniciativa multilateral desarrollada por las autoridades de competencia de “LA REGIÓN” que tiene por objeto desarrollar actividades enfocadas a incrementar la capacidad técnica y operativa de los “MIEMBROS”, atendiendo sus demandas y necesidades. Las actividades del “CRC” buscarán beneficiar simultáneamente al mayor número de “MIEMBROS” posible y aprovechar al máximo las economías de escala y alcance que pudieran derivarse de las mismas.

Artículo III

Miembros

El “CRC” se constituye originariamente con 13 autoridades de competencia, que conforme a sus intereses, actúan para cumplir con el objeto y los principios establecidos en el presente instrumento.

Solo podrán ser “MIEMBROS” del “CRC” las autoridades que se encarguen de la aplicación de las leyes de competencia o implementación de la política de competencia en cualquiera de las jurisdicciones de “LA REGION”.

En aquellas jurisdicciones donde existan dos o más autoridades encargadas de la aplicación de las leyes de competencia y/o implementación de la política de competencia, cada una de las mismas podrá integrarse como “MIEMBRO”.

En cualquier momento, las autoridades de competencia de “LA REGIÓN” que a la fecha de suscripción del presente instrumento no hayan firmado el mismo, podrán presentar una carta para adherirse al “CRC”. La carta de intención deberá ser dirigida al “SECRETARIADO”, al que se hace referencia en el Artículo X del presente instrumento, y deberá indicar el reconocimiento a los principios de este Acuerdo y la voluntad para integrarse como “MIEMBRO”.

Artículo IV

Estructura del CRC

El “CRC” tendrá como sede la Ciudad de México, y estará integrado por una “ASAMBLEA”, un “CONSEJO DIRECTIVO”, el “SECRETARIADO”, un “CONSEJO ASESOR” y un “CONSEJO DE DONANTES”, que en su conjunto buscarán cumplir con el objeto del “CRC” y mantener un adecuado funcionamiento del mismo.

Artículo V

Asamblea

La “ASAMBLEA” es el órgano máximo de gobierno del “CRC” y a ella le competerá definir cada año los principales objetivos y líneas de acción del Centro y que serán adoptados e implementadas por el “CONSEJO DIRECTIVO”. La mismaestará conformada por todos y cada uno de los “MIEMBROS”.

 

Artículo VI

Sesiones de Asamblea

Las sesiones de la “ASAMBLEA” podrán celebrarse de manera virtual o presencial.[2] Los participantes en las sesiones de la “ASAMBLEA” serán los titulares de cada uno de los “MIEMBROS” y/o los que éstos designen para su representación, previo aviso al “SECRETARIADO”.

Con aviso previo a los “MIEMBROS” de al menos cuarenta días, la “ASAMBLEA” sesionará una vez al año de manera ordinaria y las veces que se requiera de manera extraordinaria. Tanto el “SECRETARIADO” como cualquiera de los “MIEMBROS” podrá convocar a sesiones extraordinarias. Para ello, se requerirá que la solicitud sea avalada por al menos la mitad de los países de los “MIEMBROS”. Dicha solicitud deberá enviarse al “SECRETARIADO”.

La “ASAMBLEA” será presidida por el Presidente del “CONSEJO DIRECTIVO”, al que se hace referencia en el Artículo VIII del presente instrumento, y sus decisiones se adoptarán con el voto de la mayoría simple de los países de los “MIEMBROS” presentes en la sesión. En caso de empate, el Presidente de la “ASAMBLEA” contará con voto de calidad.

El Presidente de la “ASAMBLEA” presentará en cada sesión ordinaria de la misma el informe anual de actividades, productos y estado de los recursos del “CRC”.

Para cada sesión, el “SECRETARIADO” integrará y enviará en la convocatoria que realice la agenda de la misma y se encargará de levantar las minutas correspondientes. Éstas últimas contendrán una descripción sobre el desarrollo de la sesión e incluirán los resultados de las votaciones y/o comentarios de los “MIEMBROS” sobre cada asunto tratado.

Una vez integrada la minuta, el “SECRETARIADO” se encargará de obtener el visto bueno y aprobación del contenido por parte de los “MIEMBROS”. Posteriormente, la remitirá al “CONSEJO DIRECTIVO” para su consideración.

Artículo VII

El Consejo Directivo

Siguiendo el mandato de la “ASAMBLEA”, el “CONSEJO DIRECTIVO” estará a cargo del gobierno del “CRC”, teniendo la atribución de definir y resolver respecto a las actividades y acciones precisas que desarrolle el “CRC”.

El “CONSEJO DIRECTIVO” tendrá la facultad de aprobar las solicitudes de las autoridades de competencia candidatas a convertirse en “MIEMBROS” del “CRC”.

El “CONSEJO DIRECTIVO” se conformará por cuatro consejeros, siendo uno de ellos el titular de la autoridad de competencia del país sede del “CRC”, y que tendrá el carácter de consejero permanente.

Los restantes tres consejeros, tendrán el carácter de consejeros rotativos. Cada uno de ellos será, respectivamente, el titular de uno de los “MIEMBROS” de las siguientes regiones:

            i. Centro América y el Caribe;[3]

            ii. Andina;[4] y

            iii. América del Sur.[5]

Los consejeros rotativos se elegirán cada año entre los miembros de su correspondiente región por mayoría. Para tales fines, el “SECRETARIADO” apoyará a los “MIEMBROS” de cada región en el proceso de elección de su representante.

Artículo VIII

Elección de Presidente del “CONSEJO DIRECTIVO”

El Presidente del “CONSEJO DIRECTIVO”, será el representante del “CONSEJO DIRECTIVO” en todos los actos que éste realice.

El Presidente del “CONSEJO DIRECTIVO” será elegido con el voto de la mayoría de los consejeros. Éste será designado para desempeñar su cargo por un periodo de un año con la posibilidad de reelegirse, conforme al procedimiento establecido en el presente artículo.

Artículo IX

Sesiones de Consejo Directivo

Con aviso previo a sus integrantes de al menos veinte días, el “CONSEJO DIRECTIVO” sesionará, de manera virtual o presencial, al menos tres veces al año de manera ordinaria, y las veces que se requiera de manera extraordinaria.

Para convocar a sesiones extraordinarias se requerirá la solicitud de al menos la mitad de los consejeros. Dichas solicitud deberá enviarse al “SECRETARIADO”.

Las sesiones del “CONSEJO DIRECTIVO” serán presididas por su Presidente, y sus decisiones se adoptarán con el voto de la mayoría simple de los consejeros presentes. En caso de empate, el Presidente del “CONSEJO DIRECTIVO” contará con voto de calidad.

Para cada sesión del “CONSEJO DIRECTIVO”, el “SECRETARIADO” integrará y enviará la agenda en la convocatoria que realice y se encargará de levantar las minutas correspondientes. Éstas últimas contendrán una descripción sobre el desarrollo de la sesión e incluirán los resultados de las votaciones y/o comentarios de los consejeros sobre cada tema.

Una vez integrada la minuta, el “SECRETARIADO” se encargará de obtener el visto bueno y aprobación del contenido por parte de los consejeros.

Artículo X

Secretariado

El “SECRETARIADO” tendrá por objeto ejecutar las decisiones del “CONSEJO DIRECTIVO”, administrará los recursos del “CRC” a los que se hace referencia en el artículo XIII del presente instrumento, se encargará de la comunicación interna y externa del Centro y administrará la página web a la que se hace referencia en el artículo XIV de este Acuerdo.

El “SECRETARIADO” tendrá su sede en la Ciudad de México y estará dirigido por un Secretario General, el cual será designado por el “CONSEJO DIRECTIVO”.

El Secretario General contará con el personal necesario para cumplir con el objeto del “SECRETARIADO”, así como las demás responsabilidades que se mencionan en los artículos III, VI, VII, IX y XVII del presente instrumento.

Artículo XI

Consejo Asesor

El “CONSEJO ASESOR” proveerá asesoría al “CONSEJO DIRECTIVO” respecto de la planeación y ejecución de las actividades del “CRC” y estará compuesto por expertos internacionales de reconocida experiencia en materia de competencia.

Los miembros del “CONSEJO ASESOR” serán invitados por el “CONSEJO DIRECTIVO” y no recibirán remuneración alguna por los servicios que presenten para el desarrollo de las actividades del “CRC”.

Artículo XII

Consejo de Donantes

El “CONSEJO DE DONANTES” proveerá asesoría al “CONSEJO DIRECTIVO” sobre el uso de los recursos y cooperaciones que el “CRC” reciba para su operación. El mismo estará conformado por un representante de cada una de las instituciones (organismos internacionales, gobiernos, instituciones académicas, etc.) que realicen un aporte significativo (monetario o en especie) para el desarrollo de las actividades del “CRC”.

La incorporación de los representantes al “CONSEJO DE DONANTES” deberá ser aprobada por el “CONSEJO DIRECTIVO”.

Artículo XIII

Recursos

Además de las aportaciones voluntarias de los “MIEMBROS”, el “CRC” tendrá la potestad de gestionar por sus propios medios y en beneficio propio, recursos técnicos y financieros no reembolsables, en especie, académicos, de capacitación y otras modalidades de cooperación para garantizar la continuidad de sus operaciones. Estos otros recursos podrán provenir de instituciones (organismos internacionales, gobiernos, instituciones académicas, etc.) interesadas en promover los objetivos del “CRC” y deberán destinarse a apoyar la realización de actividades, proyectos y programas consistentes con el presente instrumento y las líneas de acción definidas por la “ASAMBLEA”.

Será atribución del “CONSEJO DIRECTIVO” aprobar la recepción, a través del “CRC” o de terceros, de cualquiera de los recursos mencionados en el párrafo anterior, así como de garantizar su utilización de forma honesta, transparente, eficaz y eficiente.

Artículo XIV

Página Web

Se contará con una página web dedicada a promover los objetivos, actividades y productos desarrollados por el “CRC”. Este portal también servirá como punto de contacto entre los “MIEMBROS”.

Artículo XV

Propiedad intelectual y derechos de autor

Cualquier material, documento, estudio y/o producto que sea elaborado con los recursos del “CRC” será propiedad exclusiva de éste. El “CONSEJO DIRECTIVO” podrá aprobar las autorizaciones de uso y distribución de dichos materiales, considerando las opiniones y sugerencias que al respecto pudieran emitir los “MIEMBROS”.

Artículo XVI

Tratamiento de la información proporcionada al “CRC”

La información que sea proporcionada por los “MIEMBROS” al “CRC” para la realización de las actividades deberá clasificarse con el carácter que estos indiquen, sea pública o confidencial.

En cuanto a la información que hubiera sido clasificada como confidencial, el “CRC” se compromete a no publicarla por ningún medio de comunicación, sea éste oral o escrito.

 Artículo XVII

Comunicación

Toda petición, observación o comentario que se dirija al “CONSEJO DIRECTIVO” deberá ser inicialmente enviada al “SECRETARIADO”, el cual actuará conforme lo que proceda y comunicará al “CONSEJO DIRECTIVO” lo conducente para dar cumplimiento oportuno a todos los comunicados.

Cada “MIEMBRO” deberá designar a los servidores públicos que serán los encargados de recibir las notificaciones y avisos que envíe el “SECRETARIADO”.

Artículo XVIII

Vigencia y modificaciones al Acuerdo

El desarrollo de las actividades y la vigencia del “CRC” serán por tiempo indefinido. Las cláusulas del presente instrumento podrán ser modificadas por la “ASAMBLEA”, sólo con el voto de las dos terceras partes de los países de los “MIEMBROS”.

Artículo XIX

Depósito del Acuerdo

El presente instrumento quedará en resguardo del “SECRETARIADO”, y éste notificará a los “MIEMBROS” el momento en que el presente instrumento haya sido firmado íntegramente.

Artículo XX

Entrada en Vigor

El presente Acuerdo entrará en vigor a partir del día en el que sea firmado. El Acuerdo se firmó el día 14 de Septiembre de 2011 por “LOS MIEMBROS”.


 


[1] Formarán parte de este conjunto las autoridades de competencia que se integren en un futuro.

[2] Por sesiones virtuales se entiende aquellas celebradas a través de conferencias de audio y/o video.

[3] A la firma del presente acuerdo, la región se integra por las agencias de competencia de los siguientes países: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana. En caso de así solicitarlo, a la misma podrían incorporarse, además, las agencias de competencia de los siguientes países: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, St. Kitts and Nevis, Panamá, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad y Tobago No obstante ello, en el caso de que al menos cuatro agencias de países del Caribe se constituyan como miembros, estos podrán elegir un representante adicional para el “CONSEJO DIRECTIVO”, en cuyo caso éste pasaría a estar conformado por cuatro consejeros rotativos y un consejero permanente.

[4] A la firma del presente acuerdo, la región se integra por las agencias de competencia de los siguientes países: Ecuador, Colombia y Perú. En caso de así solicitarlo, a la misma podrían incorporarse, además, las agencias de competencia de los siguientes países: Bolivia y Venezuela.

[5] A la firma del presente acuerdo la región se integra por las agencias de competencia de los siguientes países: Argentina y Chile. En caso de así solicitarlo, a la misma podrían incorporarse, además, las agencias de competencia de los siguientes países: Brasil, Paraguay y Uruguay. En caso de que alguna de las agencias de competencia de Brasil se constituya como miembro, las agencias de competencia de Chile se incorporarían a la Región Andina.